OFERTAS VIPS

belleza-ejercicios-tonificar-abdominales-460x345-la1Contrata tu bono de 10 sesiones...

... y recibe gratis tu control de biopedancia y dieta personalizada.

Contacto

Entrenador Vip

Tel.: 650 605 737

E-Mail: info@entrenador-vip.com

Anabolicos y esteroides, efectos, preparaciones, deportistas, medicina, que son.

  

Anabólicos Esteroides y efectos médicos: ¿Han sido Exagerados?

  

RESUMEN

En los pasados 50 años los anabólicos esteroides han estado a la vanguardia de la controversia que rodea el uso de drogas para la mejora del rendimien Durante aproximadamente la mitad de este período los cuerpos gubernamentales deportivos no realizaron intentos para controlar esto, y solo recientemente la mayor parte de los cuerpos gubernamentales deportivos de Norte América acordaron prohibir la participación en las competencias y castigar a los atletas cuyo test para la detección de anabólicos esteroides diera positivo. Estas medidas punitivas fueron desarrolladas con el propósito principal de promover el juego limpio y eliminar los riesgos potenciales para la salud asociados con la utilización de esteroides anabólicos androgénicos. Así y todo, todavía existe controversia acerca de si realización de estos test disuaden a los individuos de usar anabólicos esteroides. Aunque el propósito de este artículo no está enfocado a determinar la efectividad de la implementación de los tests antidoping, o el aspecto del juego limpio, es de interés entender porque muchos atletas subestiman los riesgos relacionados con la salud asociados con estas drogas. Lo que crea una curiosidad adicional son los riesgos para la salud aparentemente bien publicitados que la comunidad médica ha descrito respecto del abuso de los anabólicos esteroides. ¿Hay algo que los atletas saben, o son simplemente ingenuos respecto de estos peligros?. El propósito de esta revisión es hacer una breve historia acerca del uso de anabólicos esteroides en Norte América, la predominancia de su utilización tanto en poblaciones de deportivas como recreacionales y acerca de su eficacia. La discusión principal se concentrará en los aspectos relacionados con la salud, examinando y contrastando las posturas sostenidas por la comunidad médica y por los atletas que utilizan estas drogas ergogénicas. Los datos existentes sugieren que en ciertas circunstancias los riesgos médicos asociados con la utilización de anabólicos esteroides pueden ser algo exagerados, posiblemente para disuadir a los atletas.

INTRODUCCION

Los anabólicos androgénicos esteroides (aquí referidos solo como anabólicos esteroides) son derivados de la hormona sexual masculina testosterona. Fisiológicamente, el incremento en la concentración de testosterona estimula la síntesis de proteínas, resultando en incrementos en la masa muscular, en la masa corporal y en la fuerza (Bhasin et al., 1996; 2001). Además, la testosterona y sus derivados sintéticos son responsables del desarrollo y la maduración de las características sexuales secundarias de los hombres (i.e., incremento en el bello corporal, masculinización de la voz, desarrollo del patrón de calvicie masculina, libido, producción de esperma y agresividad).

La testosterona fue aislada a principios del siglo 20 y su descubrimiento derivó en la realización de estudios que demostraron que esta sustancia estimulaba un fuerte balance nitrogenado positivo en perros y ratas castradas (Kochakian, 1950). La testosterona, debido a su rápida degradación cuando es administrada, tanto por vía oral como por vía parenteral, tiene ciertas limitaciones como ayuda ergogénica. Aunque su potencia se observa rápidamente, la alta frecuencia de administración necesaria se vuelve problemática. Además, la testosterona tiene un índice terapéutico de 1, lo que significa que tiene una proporción similar de efectos anabólicos y androgénicos. Como resultado, se ha vuelto necesario modificar químicamente a la testosterona para retardar el proceso de degradación y reducir algunos de sus efectos secundarios negativos. Esto permite el mantenimiento de concentraciones sanguíneas efectivas durante mayores períodos de tiempo, lo cual puede incrementar las interacciones con el receptor androgénico, y puede permitir que se alcancen los cambios anabólicos y androgénicos deseados.

Boje (1939) fue el primero en sugerir que la administración de testosterona exógena podría mejorar el rendimiento deportivo. A finales de las décadas del 40’ y del 50’ algunos físicoculturistas de la costa oeste experimentaron con compuestos de testosterona (Yesalis et al., 2000). Los primeros reportes del uso de anabólicos esteroides ocurrieron luego del campeonato mundial de levantamiento de pesas de 1954 (Yesalis et al., 2000). La utilización de estas drogas se difundió rápidamente durante la década del 60’ y se volvió popular entre los atletas de una variedad de deportes olímpicos (Dubin, 1990). La utilización masiva de esta droga también se ha reportado entre los levantadores de potencia (Wagman et al., 1995), los jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (Yesalis et al., 2000), entre atletas universitarios (Yesalis, 1992) y recientemente se ha reportado su utilización masiva en muchos otros deportes incluyendo jugadores de la Liga Mayor de Baseball, lo cual ha determinado que los anabólicos esteroides hayan alcanzado el lugar número uno en algunos mercados durante el año 2005 (Quinn, 2006). Los efectos ergogénicos asociados con los anabólicos esteroides se presentan en la Tabla 1.


Tabla 1. Efectos ergogénicos asociados con la utilización de anabólicos esteroides.

Los atletas comúnmente utilizan los anabólicos esteroides en un régimen denominado “aglomerado”, en el cual consumen diferentes drogas simultáneamente. El razonamiento detrás del aglomerado es incrementar la potencia de cada droga. Esto es, la potencia de un agente anabólico puede incrementarse consumiendo simultáneamente otro agente anabólico. En general el consumo de estas drogas se hace tanto por vía oral como por vía parenteral. La mayoría de los usuarios consumen los anabólicos esteroides en un patrón cíclico, lo que significa que los atletas consumirán estas drogas durante varias semanas o meses y alternarán estos ciclos con períodos de uso discontinuo. Con frecuencia los atletas consumen las drogas en un patrón tipo pirámide (en escalera) en el cual las dosis se incrementan progresivamente a lo largo de varias semanas. Hacia el final del ciclo el atleta realiza la fase “descendente” para reducir la probabilidad de sufrir los efectos secundarios negativos. En este punto, algunos atletas discontinuarán el uso de las drogas o quizás inicien otro ciclo con drogas diferentes (i.e., drogas que pueden incrementar la producción endógena de testosterona para evitar la indeseable caída en la concentración de testosterona luego de la remoción de los agentes farmacológicos). Un estudio reciente ha mostrado que el régimen característico de esteroides involucro la utilización de 3.1 agentes, con un ciclo característico de 5-10 semanas de duración (Perry et al., 2005). En este estudio se reportó que la dosis consumida por los atletas es entre 5-29 veces mayor que la dosis fisiológicas utilizadas en los tratamientos de reemplazo (Perry et al., 2005). Estas mayores dosis farmacológicas parecen necesarias para provocar las ganancias que estos atletas desean. En un estudio clásico acerca de la curva dosis-respuesta de los anabólicos esteroides, Forbes (1985) demostró que la dosis total de anabólicos esteroides tiene una relación logarítmica con el incremento en la masa magra corporal. Estos resultados exacerban la filosofía de los atletas que estipula que si una dosis baja es efectiva, entonces una dosis mayor debería ser mejor.

Los efectos adversos asociados con la utilización de anabólicos esteroides se presentan en la Tabla 2. Durante muchos años, las comunidades científica y médica intentaron reducir el uso de los anabólicos esteroides por parte de los atletas recalcando su eficacia y concentrándose en los efectos secundarios adversos para la salud (Biely, 1987; Darden, 1983; Fahey and Brown, 1973; Fowler et al., 1965; Golding et al., 1974). Para la mayoría, esto pudo haber sido inefectivo y pudo haber causado que los atletas perdieran la confianza en los conocimientos de sus médicos acerca de los anabólicos esteroides, forzándolos de esta manera a buscar el consejo de amigos, sitios de Internet o distribuidores de la droga (Pope et al., 2004). Sin embargo, la literatura reciente ha sugerido que los aspectos médicos asociados con los anabólicos esteroides pueden estar algo exagerados (Berning et al., 2004; Sturmi and Diorio, 1998; Street et al., 1996), considerando el hecho de que muchos de los efectos secundarios asociados con el abuso de los anabólicos esteroides son reversibles luego de la finalización del consumo. Es importante señalar que existen diferencias en los efectos secundarios asociados con el uso de anabólicos esteroides (i.e., bajo supervisión médica) en comparación con el abuso (i.e., consumo de muchas drogas utilizando dosis altas).

Los exámenes clínicos acerca del uso de anabólicos esteroides son bastante limitados. El principal problema a la hora de examinar prospectivamente los efectos del uso de anabólicos esteroides en la población atlética se relaciona con la poca disposición de los comités de revisión para aprobar dichos estudios en una población no clínica. Como resultado, la mayoría de las investigaciones referentes a los aspectos médicos asociados con la administración de anabólicos esteroides se han llevado a cabo con atletas que se autoadministraban la droga.

You are here:   Home Cuidado personal Anabolicos y esteroides, efectos, preparaciones, deportistas, medicina, que son.